SMART SCHOOLS: BILINGÜISMO A EXÁMEN.

El objetivo de una implantación bilingüe no debe ser una moda ni una estrategia de marketing. Si evaluamos nuestra práctica docente, los procesos educativos y hacemos memoria al final de cada curso, debemos plantearnos la idea de que exista un bilingüismo de calidad e integrador que facilite el aprendizaje de todos, en ningún caso que sirva de segregación ni social ni entre centros. Ya que parece que últimamente estudios demuestran que no haya sido especialmente efectiva esta implantación.

Precisamente  necesitamos  reforzar el aprendizaje de una lengua extranjera (de forma mayoritaria, el inglés) mediante la impartición de diversas materias en esa lengua extranjera de calidad. Comenzó a desarrollarse en el 2005 en la Comunidad de Madrid y se ha extendido por todo el Estado, concentrando cada vez más recursos económicos para desarrollarlo.

Para ser centro bilingüe hay que dar ciertas horas lectivas en el idioma escogido, que habitualmente suele ser en inglés. En Infantil y 1º ciclo de Primaria se hace un primer acercamiento a la lengua extranjera con una hora y media y dos horas semanales de clase respectivamente, impartidas por el profesorado de la lengua extranjera coordinado siempre con el tutor o la tutora del curso.

En cambio hemos observado que buena parte del profesorado acucia déficits en su implantación y en las asignaturas impartidas en inglés, que son sacrificadas en aras del aprendizaje del idioma, con una creciente dificultad en el alumnado a la hora de comprender los conceptos específicos de cada disciplina”.

Los libros de texto de las materias en inglés pueden reducir los contenidos y abordar las asignaturas, ya desde primaria, dando por supuesto que el alumnado que los utiliza nació siendo bilingüe o en un mundo angloparlante. Es decir, mientras en la asignatura de inglés en primaria trabajan el verbo to be, en Science estudian conceptos avanzados en inglés.

Algunas de las claves mejorables:

Adaptaciones  de los conceptos y la accesibilidad al alumnado y facilidad con métodos lúdicos en inglés. Con vocabulario y contenidos adaptados a su edad.

La formación del profesorado es uno de los problemas con que se han encontrado los proyectos bilingües en nuestro país. Las escuelas de Magisterio han dado un paso adelante con el objetivo de exigir un nivel B2 o C1, en función de las Comunidades Autónomas, a sus diplomados.

Materiales adaptados. Otra de las grandes carencias con que se encontraron los primeros programas bilingües en España fue la falta de materiales en inglés adaptados. Afortunadamente, las editoriales han hecho un gran esfuerzo al respecto, no sólo con la producción de libros de texto apropiados, sino también con el desarrollo de muchos y valiosos contenidos digitales que han hecho grandes aportaciones a la innovación pedagógica en el aula.

Innovación pedagógica. Introducir el inglés a edades tempranas significa cambiar los métodos educativos, tradicionalmente basados en la gramática y la ortografía, por otros en los que prima la expresión y la comprensión orales. En este sentido, como ya se ha comentado, los materiales, cada vez más apoyados en las nuevas tecnologías, también son materia de avance e investigación.descarga (5)

Debemos integrar el idioma con metodologías activas, motivadoras, hacia SMART SCHOOLS de calidad y críticas e integradoras, no ir contra una enseñanza integradora sino efectiva en el desarrollo de las capacidades comunicativas en inglés.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s